lunes, 7 de agosto de 2017

La Violencia de Género y los Trastornos de Alimentación, ¿Cómo se relacionan?


Por: Lic. Paulina Aguillón.

En la población mexicana existen ciertas ideologías y/o creencias culturales acerca de lo que es femenino y que es masculino, en pocas palabras en  como “debe” ser un hombre y como “debe” ser una mujer, es decir, el hombre es tosco y atrevido y la mujer es modosa y delgada.


Estas ideologías y/o creencias rigen al mismo tiempo lo que se define como salud, y que como enfermedad, por lo que un Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA) en una mujer es visto como algo positivo, ya que una mujer para ser exitosa debe ser “delgada y bonita”. El tener estereotipos de lo que se tiene que ser, es una de las agresiones más fuertes que puede existir hacia alguien, ya que hace que se ejerzan conductas de riesgo para lograr lo que se espera de ella y al mismo tiempo estas conductas pasan inadvertidas como la ingesta poco calórica de alimento, exceso de ejercicio, excesos de ingesta de líquidos, entre otros.

Es importante entender que un TCA no solo se da en las mujeres que se suelen catalogar como “berrinchudas” solo porque no comen, también es una enfermedad cuya prevalencia en hombres ha aumentado cada vez más, ya que es una enfermedad mental cuya aparición es multifactorial es decir influyen las esferas familiares, personales y sociales, para que esta enfermedad se geste.

La misma sociedad, es decir la familia y el grupos de amigos de una persona con TCA  suelen influir en como esta se define como enferma y decide actuar para la atención de los síntomas, y estos permanecerán dependiendo de qué tan comunes o aceptados se vuelven estos síntomas para el grupo.

Para poder ayudar a que una persona con TCA se recupere lo importante es observar que actitudes de la violencia de genero ejercen sus círculos sociales más cercanos, para así poder trabajar sobre ellos y permitir valorar la personalidad de esa persona así como dejarla expresar como lo que realmente es, un ser humano con necesidades, gustos, obligaciones, responsabilidades y libertades.




No hay comentarios:

Publicar un comentario